La alondra y el búho

Se veían todos los días durante un trayecto de siete paradas, cuando viajaban en la línea 12 de metro, entre las ocho y las ocho y media de la mañana. Si sus miradas se cruzaban, la timidez que compartían sin saberlo hacía que los ojos de ella volaran hacia el techo y los de él se refugiaran tras los párpados cerrados, fingiendo dormir.

Uno de los pocos días que los dos libraban en sus trabajos coincidieron en la fiesta de cumpleaños de un conocido común. Se reconocieron. Dudaron. Terminaron por acercarse casi a la vez. Se sonrieron. Al final, hablaron sin hacer caso de los demás invitados.

A partir del día siguiente, se sentaron juntos en el metro. Ella cogía esa línea para ir a su trabajo diario. Pasaba más de doce horas cuidando a una persona mayor que vivía sola. Él cogía la misma línea cuando salía de servir copas y pinchar discos en un local de moda durante toda la noche, cuando terminaba su jornada y regresaba a su casa para descansar.

La alondra y el búho, como el sol y la luna o como la noche y el día, vivieron su historia en momentos que duraron lo que tarda en amanecer o en ponerse el sol. Porque a veces basta con eso y una historia se escribe en capítulos cortos, aunque cada uno de ellos dure solo media hora.

Adela Castañón

Imágenes: Pixabay

9 comentarios en “La alondra y el búho

  1. Adela Castañón Baquera dijo:

    Muchas gracias, Azurea. Cantidad no es siempre sinónimo de calidad. Una de mis novelas favoritas es Los puentes de Madison County (la película también me gustó) porque creo que narra una historia de amor increíble aunque solo durase cinco días, si la memoria no me falla.

    Me gusta

  2. Carmen Romeo Pemán dijo:

    Una fábula fantástica sobre ese breve encuentro cotidiano desde el que brota el amor. Me ha recordado a muchos pasajes de la mitología clásica, en concreto a una de las Metamorfosis de Ovidio, en las que los amores de las aves son paradigmas de amores humanos.
    Ha sido una delicia leer y paladear este manjar. Un beso, amiga.

    Le gusta a 1 persona

    • Adela Castañón Baquera dijo:

      ¡Ay, mi Carmen querida! ¡Una comparación de altura, madre mía! Mil gracias, amiga, por caminar a mi lado en este mundo de letras. Un abrazo enorme.

      Me gusta

  3. Curro Jimenez dijo:

    No se si soy el que ha terminado de trabajar o la que va a empezar a hacerlo pero tienes la virtud de hacerme creer protagonista. Hasta he dado un beso. Maravilloso como siempre, querida amiga. Un beso enorme

    Le gusta a 1 persona

    • Adela Castañón dijo:

      Querido Curro: da igual ser alondra o búho. Lo importante es no dejar pasar los minutos en los que el sol brilla de manera especial. Gracias por todo, ¡te tengo que querer! Otro beso enorme para ti.

      Me gusta

Responder a Adela Castañón Baquera Cancelar la respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.